sábado, 12 de diciembre de 2009

La Gravedad del Asunto.

–Espolvoreado como…
–¿De qué estás hablando?
–Decía que…
–Déjalo, estás borracho.
–Yo siempre estoy borracho.
–Hoy más.
–No lo creo.
–¡Mírate! No eres capaz de levantarte del suelo.
–¿Cuánto llevo aquí? Voy a coger frío en la tripa.
–Eso es compadre, arriba.
–El mundo se movía menos ahí abajo.
–Es posible, será por la gravedad.
–Odio la gravedad. Es injusto que tenga siempre razón. Debería ser ilegal.
–Es una constante, el mundo necesita esas cosas. Dan tranquilidad.
–Creo que voy a vomitar.
–Asómate a la ventana, no me apetece fregar.
–Creo que le he dado a alguien.
–Imposible, esa ventana da a unas obras, hace meses que lo paralizaron.
–Creo que es un cadáver.
–Dejamé… Sí, parece el vecino del sexto.
–¿Cómo puedes distinguirlo?
–Por la camisa rosa.
–Ah. No sabía que tuviera problemas.
–Habrá sido algo grave.
–La gravedad es horrible. Ya te he dicho que la odio.
–También es eficaz. Casi parece adecuado que haya caído en arena, es como una caída de dibujos animados.
–Una pena lo de la cabeza…
–Sí, debió golpearse con algo mientras caía.
–Lo ha dejado todo perdido.
–Eso es tu vómito. ¿Te encuentras mejor?
–Sí. Sobre lo que te contaba antes…
–Sigue sin interesarme.
–Cabrón insensible.

4 comentarios:

  1. jajajaja, uns conversación muy tuya...

    Norman

    ResponderEliminar
  2. Gracias Norman, tengo otro del palo en la recamara, a ver si cae otro comentario y lo pongo, que si no me da al impresión de que no lo lee nadie.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. jajajaja leerte t leemos y con gusto , xo sip es una conversacion subrealista y de humor negro muy tuya. m gusta muxo eres tu en esencia pura

    ResponderEliminar
  4. Hola Óscar soy Eva. La verdad que me ha sorprendido esta faceta tuya. Que sepas que le doy el visto bueno, me mola.
    Espero que dentro de poco nos juntemos para montar un proyecto a lo grande.
    Nos vemos

    ResponderEliminar