miércoles, 23 de diciembre de 2009

La Luz del Túnel

Ricky estaba borracho como una cuba cuando vio la luz al final del túnel. Estaba bastante tranquilo, ya que la luz se acercaba por el rabillo del ojo y no de frente. No es que se hubiera muerto nunca, pero tenía bastante claro que la luz tenía que venir de frente, es una de esas reglas tan aceptadas socialmente que se han vuelto indiscutibles. Estar espatarrado en un banco del metro le ayudaba a respaldar la hipótesis de que seguía vivo.
Satisfecho su instinto de supervivencia, no pudo evitar planteárselo como una putada, y de su errático pensamiento etílico algo surgió en su cabeza:
“Mierda, ojalá viviera en el otro lado de la ciudad”.
Articulado, como si lo hubiera dicho en voz alta, se percató de la tristeza de tal pensamiento. Lamentó especialmente la mala pasada que su borrachera, con quien había pasado tan buenos momentos aquella noche, quisiera irse por otro camino. Se preguntó si él no quería ser también otro. Uno que viviera en la otra dirección, con otro trabajo, otras metas, que conociera a otras personas. Alguien que no se emborrachase cada siete días, ni deseara ser otra persona. Un tipo con aspiraciones simples, sin existencialismos baratos.
El tren cerró sus puertas frente a la otra dársena, y continuó su camino. Mientras veía la luz alejarse al final del túnel, Ricky se sintió un poco mejor al ver a su antagonista maldecir frente a él. Llevaba un mono de trabajo con una cazadora hinchada encima y unas botas de trabajo que habían visto mejores tiempos, parecido a lo que se pondría dentro de unas horas él mismo. En aquel instante Ricky se sintió mucho mejor, al fin y al cabo, su metro estaba diez minutos más cerca.

2 comentarios:

  1. Y así de gilipollas somos casi todos :)

    ResponderEliminar
  2. Cambiaria algo, que Ricky se emborrachase cada dos días, jajajajaja. Ojala que todos tuviesemos aspiraciones simples, al fin y al cabo todo sería más fácil y doleria menos, tendriamos mas tiempo libre...y menos migrañas transitorias de tanto pensar.

    Norman Bitch

    ResponderEliminar