miércoles, 25 de abril de 2012

Sweet Little Blue Planet



Amaba el mundo. Lo quería como a un hijo, como a un padre. Lo quería más que a mi perro. Amaba el mundo por todo lo que ofrecía, por todo lo que era, por ver un cristal facetado que contaba siempre las mismas historias de manera distinta. 


Pero yo vivo tropezando siempre en las mismas piedras, enamorado de su existencia, y para el mundo las historias repetidas, iguales, ya vividas, sólo producen dolor, así que me escupió y ahora vivo en órbita, helado e ingrávido, esperando que escupa a todos los demás idiotas y que muera solo, como yo me muero de frío.

jueves, 19 de abril de 2012

Huelo a Sangre





Al respirar sólo noto sangre. No tengo la nariz taponada ni nada parecido, es sólo que noto sangre. Es la sangre saliendo de mi, buscando una salida de este cuerpo que no la merece. La huelo gritando, abandonando mis músculos y sobre todo mi cerebro. La siento pedir ayuda, sabe que no está bien alimentarme, que no merezco tener fuerzas.
El corazón cubierto de plomo, las costillas aullando de dolor por el abandono, porque aceptarme como soy es algo que sólo hago yo, y que mi cuerpo no ve posible. Al respirar noto la sangre caliente y hostil deseando plasmar su odio hacia mí en el mundo. Sólo sé que se muere, y que no quiere pasar sus últimos momentos atada a este hombre.
Al respirar la siento, como ella siente que no puede salir, porque yo ya estoy muerto.