martes, 26 de junio de 2012

Carga Emocional Derivada de la Dipsomanía Autolítica


Y una cicatriz en el dedo índice. Señal de señalar, de llevar el cigarro hasta el final o de perderlo en el sofá y no poder encontrarlo. Una marca de lo que no muere hasta que se arroja lejos, aunque venga otro y otro y otro momento similar. Mira como estallan las burbujas. Un estrecho vínculo con las escaleras que bajan al sótano, una luz insuficiente, y el mechero en casa.
Y el musitar de las ratas sobre la gruesa capa de polvo azul, que devoran todo, que no dejan nada para mañana porque necesitan sobrevivir. Señal de la cruz sobre el ataúd de la juventud, frente al cadáver de la Esperanza de Gloria.

Aplaude la multitud.

Y suenan trompetas, y bajan angelitos del cielo cómplices de la mentira.
Y el último Superman, el de los últimos veinte segundos, pide asilo poético entre la nube de desconocidos. Consciente de su soledad espera ser arrastrado fuera del mundo por fumar cuando no debe.
Y allí, muere. Muere teatralmente para darle un final a la historia, para darle un sentido, sintiendo mucho no haberlo hecho antes.
Y a mí me cae bien por un rato.



7 comentarios:

  1. Estaś prolifiquísimo últimamente! Ya de vacaciones?
    Me mola el texto, yes. Y me mata la ilustración jaja.
    También me molan las etiquetas. Creo que las etiquetas de los blogs podrían ser un género literario en sí mismas, fíjate.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por comentar aquí y sobretodo por leer. Ya sabes que siempre estoy liado con algo.
    Lo de las etiquetas es un caos, nunca sé que poner, pero bueno, así es como llega la gente que no conoce de antemano el blog, no?

    ResponderEliminar
  3. Me gustó Oscar. Ojalá no le nieguen el asilo, que por estas a nadie le sirve un refugiado.

    ResponderEliminar
  4. No se entiende si follastes

    ResponderEliminar