jueves, 19 de julio de 2012

En Coma




Acumulo la ropa sobre la cama y no la muevo cuando duermo. Mi cama se ha convertido en un balaguero de trapos, y en algún lugar la almohada. Quiero levantarme abrazado a tu piel y duermo más horas de las necesarias. Disfruto de mi imaginación, de un tiempo que no existe, de un cuerpo que no está aquí, de un olor que quiero que me impregne las manos.
Al despertar el calor me presiona en cada poro, me tapona y me dice que me aparte de lo que abrazo. Y tú me besas y me das los buenos días. Y sé que ha ocurrido, que he traspasado la frontera del coma, que a partir de ahora nada será más real, porque he perdido la cuenta.
Duermo, despierto, duermo, duermo, despierto, duermo, d, d ,d...
Ya no despierto si no sé qué duermo, y el sueño le roba realidad al mundo. Y sueño dentro de un sueño como los malos poetas, y no sé donde empiezo ni donde está el más alto grado de conciencia.
Sólo sé que vivo, en algún momento, avanzo. En algún momento siento, y todo ello se retuerce tras cada barrera hasta que los nombres no importan más que la numeración del diccionario. En la misma página encuentro recuerdo, realidad y rechazo. Rocanroll de una canción que me sé a medias, que realmente rechazo recordar.
Duermo abrazado a un rebujo de trapos, y despiertas, y me besas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario