miércoles, 18 de septiembre de 2013

Natura Deuda





Fueron las paredes de mi cuarto las que te pusieron enferma. El agua de la tormenta manando por ellas, convirtiendo en placas de óxido el papel pintado.

Por eso te encerraste en el baño mientras preparábamos la cena. Vi los tatuajes de mi padre purgar su tinta y volverse tiras de sangre, quemaduras de viejos nombres que ya no existen. Tú, encerrada con la luz roja, enferma por el olor de nuestra carne quemada recorriendo el pasillo. Nosotros fuera, aguantando la respiración entre la grasa que se consumía.

Por eso te pusiste enferma, por el olor de nuestros cuerpos convertidos en marionetas de carne seca llamándote a la mesa. Tu refugio fue mermando hasta que caíste inconsciente y te perdimos, y no pudiste formar parte de esta familia feliz.

1 comentario:

  1. nos habías malascotumbrado con la entrada tan bonita que colgaste justo antes de esta. queremos más love me tender!

    ResponderEliminar